lunes, 26 de abril de 2010

De máximas y Nietzsche

Hay gente que tiene algunas máximas en su vida, algunas frases que representan su forma de ver la vida y de llevar a cabo sus acciones ante esta sociedad. Hay gente que se cubre bajo el cobijo de la Biblia, los hay quien un salmo representa su ideología, frases de famosos que los hacen transformar, frases como: “vive y deja morir” “conócete a ti mismo” “Lo que no me mata me fortalece”, etc. Haciendo un análisis a mi vida creo que no tengo una frase, mucho menos un salmo que represente mi forma de pensar sino mas bien un capitulo (¿así se le puede llamar a las partes que conforman este libro?) del autor de la ultima frase que use de ejemplos.

El libro en cuestión se llama “Así hablo Zaratustra” del buen Friedrich Nietzsche, que según la Encarta fue un poeta y filosofo alemán cuyo pensamiento está considerado como uno de los más radicales, ricos y sugerentes del siglo XX. Resumir su pensamiento es algo sumamente complicado (sin contar que no soy muy dado a la filosofía), pero podemos decir que lo que quería hacer es lograr una conversión de los valores morales de la sociedad, este cambio haría cambiar al hombre en lo que el llamaba el “superhombre”. Rius en su libro “Filosofía para principiantes” (que fue donde encontré de una forma clara, una síntesis de su pensamiento) resume su obra diciendo que Nietzsche decía que la vida no es ese tonto misticismo religioso: la vida es la alegría, la salud, el amor sexual, la fuerza, la propia estima y la voluntad de poder.

Todo esto viene a colación para tomarme la libertad de transcribir parte del mencionado libro, esto dado que ponerlo todo podría ser tedioso para muchos, dicha parte tiene el nombre de “El leer y escribir”, léanlo y saquen sus conclusiones:



El leer y escribir



De todo lo que se ha escrito, yo sólo valoro aquello que el autor ha escrito con su propia sangre (…) Quien escribe con sangre y en forma de sentencias no lo hace para que le leamos, sino para que nos aprendamos de memoria sus escritos. En las montañas, el camino mas corto es el que va de una cima a otra; pero para recorrerlo hay que tener unas piernas muy largas. (…) Quiero estar rodeado de duendes, porque soy valiente. El valor que ahuyenta los fantasmas termina creándose sus propios duendes; y es que al valor le encanta reírse. Yo ya no tengo nada en común con vosotros; lo que para vosotros es un nubarrón que presagia una tormenta, para mi ese esa nube que veo a mis pies, ese negror y esa pesadez que me producen risa. Vosotros miráis hacia arriba cuando queréis elevaros; yo miro hacia abajo, porque ya estoy en las alturas. (…) Vosotros me decís que la vida es una carga muy dura de llevar (…) Dejaos de habladurías: ¡pues claro que la vida es una carga muy dura de llevar! (…) ¿Qué tenemos nosotros en común con el capullo de una rosa que se echa a temblar en cuanto le cae encima una gota de roció? Realmente, amamos a la vida, no porque estemos habituados a ella, sino porque estamos acostumbrados a amar.
En el amor hay siempre un poco de locura; pero también hay siempre un poco de razón en la locura. Y yo, que soy amigo de la vida, pienso que las mariposas, las pompas de jabón y los hombres que son como ellas son los que mas saben de felicidad. Zaratustra se pone a llorar cuando ve revolotear a esas almas agiles, locas, encantadoras y volubles. Yo solo creería en un dios que supiera bailar. Y cuando vi a mi demonio lo encontré serio, grave, profundo y solemne, era el espíritu de la pesadez. El es el que hace que las cosas se caigan. No se mata con cólera, sino con la risa. ¡Venga! ¡Matemos el espíritu de la pesadez! Desde que aprendí a andar no hago más que correr. Desde que aprendí a volar no espero a que me empujen para moverme de un sitio. Ahora soy ligero, ahora vuelo, ahora me veo por debajo de mí, ahora baila un dios por medio de mí.

Así habló Zaratustra.


En fin, tal vez pensaran que no tenía mucho que poner hoy, pero créanme que sí, ayer fue un día productivo, sin contar las fotos del evento de los Judas y de una pintura que hicimos ayer.
Lo que pasa es que leer esto siempre me pone de buen humor y con temple contra el futuro que se ve confuso pero que tarde o temprano hay que hacerle frente.

Les dejo un dibujo que hice del buen Friedrich Nietzsche.

Saludos

3 comentarios:

david dijo...

Me parece muy interesante

Jorge Rodríguez dijo...

yeah!!
que buena lectura!!
Dices que es de Así habló Zaratrustra?
lo buscaré!!

SrJoSeZ dijo...

Nietzsche! Filosofía hecha poesía!
Es Dionisíaco leerlo!