miércoles, 30 de junio de 2010

“No recuerdo. Es mas ni me hables del trabajo. Saludos”.

“Yo ya no soy yo, por lo menos no el mismo yo interno”

Así acabé la entrada anterior. Y lo repetí en la cena especial que nos fue incluida en nuestro viaje a Puerto Vallarta. La vida universitaria paso demasiado rápido pero, paradójicamente, paso mas lento de lo que imaginaba al momento del entrar, no se como explicarlo.

Volviendo al “Che” Guevara y su viaje por América, el argentino se pregunta:

“¿Qué es lo que se pierde al cruzar una frontera? Cada momento parece partido en dos, melancolía por lo que queda atrás y por otro lado, todo el entusiasmo por entrar en tierras nuevas"

El viaje me sirvió para muchas cosas y desde un inicio decidí que el mismo tenía que ser algo nuevo para mí, observar y vivirlo como nunca lo había hecho, olvidarme por completo del trabajo, la escuela, el servicio social… teniendo al enorme mar de frente ¿Quién podría perder el tiempo pensando en eso?

Un mensaje de mi mamá preguntándome algo del trabajo fue contestado con un mensaje que refleja el sentir que tenia al estar en un lugar donde el azul del cielo se funde con el azul del mar.

“No recuerdo. Es más ni me hables del trabajo. Saludos”.



Una vez instalados en el cuarto y cambiados para ir a la alberca, optamos por dejarla pasar y entrar directo al mar. Personaje con el que había perdido contacto desde hace cerca de 8 o mas años. El reencuentro fue agridulce, primero porque el sentir del oleaje en el cuerpo es una de las experiencias mas disfrutables que se pueden tener, segundo, por el hecho de que en mi catalogo de sonidos preferidos, el sonido del agua ocupa uno de los lugares mas altos.

Pero haciendo a un lado eso, volví a catar su sabor… salado. No recordaba lo salada que podría ser la mar. Cada ola traía a mi boca cantidades industriales de sabor salado.

De vuelta en la alberca el ambiente fue agradable mientras caminaba o trataba de nadar porque, así es, no se nadar. Obstáculo que nunca significó un problema, hasta ahora no he tenido problema de meterme al mar o a la alberca.

Barra libre, nunca había tenido ese privilegio, pero bueno, había pagado así que no podía dejar de probar las diferente bebidas con las que disponía. Admito que nunca me he embriagado hasta no saber de mí. Concuerdo con lo que decía Max Demian, el placer Dionisiaco de embriagarse, así que decidí tomar hasta que me sintiera mareado, sensación que nunca llego; el calor era extremadamente abrazador y húmedo. Respirar era algo paradójicamente asfixiante.

Las calles me resultaron agradables de andar y pasear por ellas, sentí no tomar muchas fotos como me hubiera gustado hacerlo, pero el placer siempre estuvo ahí y no me fui sin hacer acción con la cámara.









Creo que describir el viaje seria demasiado, podemos resumir que no regrese igual, he aprendido un poco a nadar, me desplazo con facilidad, probé por cortesía de Beto, mi primer habano el cual resulto una exquisitez.

¡¡¡Bailé en el antro al que fuimos!!! Canté una canción de los Black Eyed Peas que curiosamente escuchamos todos los días.

Entre a nadar a mar abierto (con ayuda de un salvavidas), me tomé unas fotos con un par de iguanas.

Aproveché lo mejor que pude nuestra estancia allá, no me puedo quejar, fue la mejor manera de olvidar el trabajo realizado en los últimos 4 años.

El regreso fue tardado y mi mente se centró en todo lo que seguía, todo el trabajo, exposiciones y demás cosas pendientes que me esperaban a mí regreso, sabía que lo que vendría ya no seria tan borroso como se veía antes de salir de viaje. Borroso como las montañas que observaba desde la ventana, las cuales me hacían sentir dentro de una de las pinturas de Joseph Mallord William Turner, artista que prácticamente pintaba el aire.

El viernes es la comida de graduación. Y con eso creo que acaba todo lo relacionado con la salida de la escuela y viene la parte mas pesada, la cual será una buena experiencia.

Probablemente la foto que mas me gustó.


Saludos.

miércoles, 23 de junio de 2010

Graduación

Había planeado un comentario lleno de recuerdos entre divertidos, nostálgicos y frases ya famosas pronunciadas por todos nosotros.

Pero simplemente no recuerdo nada de lo que tenía planeado y llegué a la conclusión de mostrar las fotos del evento. Solo puedo decir que este proceso de 4 años me cambió más de lo que creía.


Presentando la constancia.
La foto de (parte) la generación.
!!!
Angie, mi queridisima Janis, la Maestra Aurorita y Mari..
Mi jefa siempre emotiva.
Preparándose para la foto.
Mi queridisima Karina.
Ramire.
Todos los "plásticos"
Increíble reunión familiar.

Ernesto "Che" Guevara escribió, en sus "Diarios de Motocicleta", despúes de su viaje por la "mayuscula" América:

"Yo ya no soy yo, por lo menos no el mismo yo interno"

No puedo estar más que de acuerdo.

Saludos.

martes, 15 de junio de 2010

Panoptico

Es grato anunciar que mis fotos y un dibujo han sido publicados en un suplemento cultural llamado "Panoptico" que se publica quincenalmente en el diario "Tribuna de Querétaro". Es agradable saber que mucha genta ya las vio. Que bien. Hoy es un buen día.

Les dejo las imágenes de las fotos que ilustran la editorial de un numero, y el dibujo que ilustra un cuento de “Alfonsina y el Mar” (así se llama la autora, no el cuento).




Esperemos próximas publicaciones de mi trabajo, por lo pronto disfruten estas imágenes.

Saludos

lunes, 7 de junio de 2010

Judas

La vez anterior puse las fotos de la realización del evento de la quema de Judas allá en la hermana Republica de San José Iturbide.

Como había prometido regrese el día del evento portando mis 2 poderosas cámaras fotográficas, de las cuales he llegado a querer más de lo que hubiera imaginado de cualquier cosa material. Una es digital de unos modestos 4. 1 megapixeles, se que debo comprarme una con mas megapixeles, pero mientras eso sucede, mi cámara seguirá dando batalla hasta el ultimo día de su existencia. Mientras tanto la otra cámara es una antigua pero incondicional cámara análoga Nikon de los años 70 (bueno eso dicen donde la compre hace unos mas o menos lejanos 4 años).

La cita fue el domingo 4 de abril pero decidimos llegar el sábado en la noche para poder aprovechar el tiempo. Me cite con Marja (o mejor conocida como Topo o Topinsky) en conocida zona de autobuses a las 7 de la noche de el sábado, después de esperarla, saludar a su mamá (también llamada Marja) nos subimos en el camión con dirección a tierras Iturbidenses.

Llegamos como una hora después, dejándonos el camión cerca de la plaza central con un kiosko que nos observo a Marja y a mí, sentados en una banca mientras esperábamos la llegada de Beto.

Esa misma noche nos pusimos a clavar (!!!) un enorme poste que serviría para colgar a los Judas que serian quemados 12 horas después. Después de un par de horas de trabajo todo quedo perfecto y nos fuimos a la casa del anfitrión mientras pasábamos afuera de la iglesia donde todo el mundo escuchaba la misa que dura como 4 horas, los que no alcanzaron lugar en la iglesia la vieron a través de 2 pantallas gigantes, todo esto parecía un concierto. La fe en aquellos lugares, la iglesia, la plaza, las calles, todo nos ofrecia una imagen de foto antigua, como si hubiera estado escondido del paso del tiempo, este sentimiento duro poco al voltear a la derecha y observar un Bancomer y mas allá un Elektra. Me regresaron a este tiempo y el trabajo que se realizaría a la mañana siguiente.

Esa noche Marja y mi persona nos quedamos en un cuarto con litera, ella arriba y yo abajo. Me recordó a mi infancia ya que tanto mi hermano y yo, teníamos una cama parecida y si, yo dormía abajo. La noche fue extraña, casi no dormí y tanto a Topo como a mi, un sonido nos despertaba constantemente, las opciones eran desde un perro, un perico, un animal confuso hasta un anciano queriéndose levantar de su silla (!!!).

Despertamos y después de mirarnos confundidos con el sonido escuchado nos pusimos a pintar unas mascaras que andaban inconclusas, desayunamos y el ruido escuchado resultaron ser unas palomas!! De donde se nos ocurrieron las otras opciones. Duda increible

Horas después llevamos los judas a la plaza central donde Beto y su bocaza habían proferido unas frases que provocaron acciones a tomar tanto para Norma y Andrea que le diseñaron un traje especial para tan magno evento. En una escapada huimos a la iglesia donde la noche anterior se llevaba la misa, llegamos y también había misa. De ahí fuimos con la abuela de Beto, señora agradable en exceso que nos obsequio un poderoso vino hecho en casa. Que resulto pegador para nosotros extranjeros y nos provoco un sueño que fue espantado por la partida y despedida de la abuela.

El desfile estaba a punto de empezar y todos estábamos esperando el arranque, como si fuera una de esas batallas épicas, cada grupo tenia su arma con la cual tomar acción, desde Cabezones de cartonería, la banda con sus instrumentos, las chicas del servicio social repartiendo las publicaciones, los danzantes con sus pasos y machetes, el violinista con su instrumento, el chico del tambor y Marja y yo con nuestras cámaras fotográficas.

La música dio inicio y con él el desfile que abarco la calle principal pasando por la iglesia y el parque que ahora los sentía mas cercanos que un día antes.

Dejo las fotos del desfile, faltan las fotos de la quema y la noche, pero las dejare para otra ocasión mientras disfruten.


Marja en acción
Muñecas a la venta.
Mascaras para pintar.
Escapada en la iglesia.
Iturbide y Beto

Miradas.
Subiendo a los Judas.

Marja a través del espejo.
Marja y Beto.
Proyecto de aerografía.La burla.

Musica en empaque metalico.
La banda.
Marja en acción II


Mirones.
La foto.
El violin.





Beto en pleno extasis bailador.
Yo con la cara desfigurada del trabajo.
Saludos