martes, 13 de julio de 2010

Crónica Defeña I

En el transcurso de la semana pasada concluí que no podía dejar que la exposición de René Magritte se fuera del Palacio de Bellas Artes sin que antes la viera, es por eso que decidí que lo mejor era ir el ultimo fin de semana de la exposición y para poder admirar la obra del pintor surrealista que es famoso por sus cuadros con personajes de traje y bombín.

Al inicio de esa misma semana Marja me había avisado que la exposición de los Cuerpos Revelados se encontraba de nuevo en la ciudad. Nuestro amor por la anatomía y la admiración hacia gente como Vesalius o cualquier anatomista me decían que dejarla pasar era un pecado mortal. El itinerario era ir a Polanco, ver la muestra de los cuerpos, de ahí ir hacia Bellas Artes y observar la ya comentada de Magritte y después vagabundear por el Barrio Bravo de Tepito. La salida fue minutos después las 7:30 de la mañana, un día antes me había cenado una enorme milanesa que mas bien parecía una oreja de elefante, así que por lo pronto, de hambre me hallaba de perfecta manera.

Llegue a la tierra natal alrededor de las 10:15 y corriendo en el metro viaje hacia Polanco, después de 3 transbordes y recorres algunos largos pasillos del metro llegue a la estación Polanco donde según previas indicaciones la calle deseada (Moliere) estaría a dos pasos, craso error, 15 cuadras me separaban y no hubo opción mas que caminar por aquellas calles donde pude encontrarme con judíos vestidos con sus típicas ropas y esos sombreros que tanto me gustan. Es la primera vez que veo judíos, no lo voy a negar.

Mientras me acercaba al Foro me encontré con un parque que me resulto familiar, gire la cabeza y descubrí una iglesia (la Iglesia de San Agustín) la cual me reencontró con mi pasado, dicha iglesia era visitada cuando era niño y recuerdo las enormes bolsas de chicharrón que vendían en el parque y que a la fecha siguen estando ahí. Enorme iglesia de belleza que no recordaba.






Después de caminar llegue al foro y por $120 pesos (ya con descuento de estudiante) entre a la exposición “Bodies Revealed” de Roy Glover. ¡Que muestra! Es increíble la tremenda maquinaria que tenemos en nuestro cuerpo, la técnica llamada “preservación de polímero” con la que están trabajadas las piezas permite una conservación total de los cuerpos y los diversos órganos que son expuestos. Leyendo las críticas descubro que esta exposición fue más pequeña que la anterior pero bueno, yo no pude ir la expo anterior así que para mí sí fue sorprendente las diferentes partes del cuerpo humano y la inconmensurable cantidad de acciones que se realizan por segundo dentro de nosotros. No se que mas puedo decir de esta muestra, como material didáctico es impactante, como amante del cuerpo humano lo es aun mas, como placer de dibujo también, en fin ampliamente recomendable.



De ahí partí hacia el palacio de Bellas Artes no sin antes caminar buena parte de Reforma lo que me hizo maldecir el hecho de no saber andar en bicicleta ya que eso pudo hacerme recuperar por lo menos 30 minutos que caminé; pero no todo fue perdido, tomé fotos y eso era lo que importaba.

La obra de Magritte me sorprendió dado la descontextualización entre objeto y texto dando con ello un replanteamiento del mundo que percibimos y la “inherente ambigüedad” de la realidad. Creo que si, supero las expectativas y probablemente encontraría muchos mas significados, de los que de por si encontré, si hubiera estudiado psicología ya que mi amiga Janethe me comenta que es un artista que representa ciertos aspectos de la psicóloga en sus cuadros o por lo menos lo representa de una forma mas clara. Pero bueno, que se podía esperar, Magritte era surrealista y como buen surrealista todo lo referente con Freud y compañía era algo que le gustaba.

El hijo del Hombre, 1964

Gioconda, 1953

La Traición de la imagenes, 1928-1929

En ninguna de las muestras me dejaron tomar fotos así que les dejo imágenes de Internet de las dos. De regreso al Zócalo, después de mi vuelta al Barrio Bravo donde me llovió y encontré refugio en un puesto de tacos (que coincidencia) donde deleite al paladar con un taco de bistec y uno de pechuga, con todo el me encontré un enorme escenario donde un grupo uruguayo deleitaba a los pocos pero fieles seguidores con música entre ska y regaee. No supe porque estaban ahí o a que se debía. Eso lo sabría después.


Regrese a eje central con el sol proyectando muy buenas sombras, con charcos de una fuerte pero breve lluvia que reflejaban a la “Ciudad de los Palacios”. Sobre la misma calle tuve encuentros con hadas, seres plateados hasta con un Depredador.


Llegue a mi casa en la noche con la mente de una final de la Copa del Mundo que vería en la casa de Betty al otro día, pero en ese momento no sabía que los planes cambiarían de una forma no prevista.

Saludos.
Todas las fotos son mías, exceptuando las imagenes de la obra de Magritte y las fotografías de la expo de los "Cuerpos Revelados".

1 comentario:

Estefanía Goren dijo...

Hola! Me gustó mucho la foto del edificio que se refleja parcialmente en un charco en la calle.
Supongo que está bien que no permitan tomar fotos en las expos, es una forma de cuidar y conservar la obra de un autor. Qué ganas de haber ido a ver el trabajo de Magritte!
Por aca en Bs.As lo mejor que vi este mes fue una expo de Mapplethorpe en el MALBA "Eros and Order" INCREIBLE!
Saludos y gracias por pasarte por mi blog!

Estefanía