miércoles, 14 de julio de 2010

Crónicas Defeñas II

Después de dormir cerca de las 4:30 am, fui despertado por a las 8:30 por mi jefe que me avisaba que no iría a la casa para ver el partido. Escuchando esto decidí ya regresar a Querétaro para la cita que teníamos con Betty, me despedí de mi hermano y partí hacia el trolebús que me dejaría en la central camionera. En el transcurso de la casa a la terminal del trolebús pensé en Celeste y decidí ir a verla, pero antes le tenía que hablar, lo hice pero no hubo respuesta, no me sorprendió, eran las 9:30 de la mañana, no muchos madrugan.

Caminé por antiguas calles que eran mi ruta habitual cuando cursaba la primaria. No hacia mucho que platicaba con mi mamá acerca de un puesto de tacos que había afuera de la iglesia, decidí ir a inspeccionar si aun seguía ahí. Mi sorpresa fue mayúscula, no solo seguía el puesto, sino que el par de señoras que lo atendían continuaban igual a como las vi la ultima vez, como si el tiempo no hubiese pasado por ellas, comí un taco nostálgico y lleno de recuerdos. Pagué y caminé rumbo a la iglesia la cual frecuentábamos pero ahora había sido sustituida por otra mucho mas amplia que en aquel entonces el plan de construir otra era un simple plan a mediano plazo.


Arbol atravesado.

Después de comer un pambazo, seguí caminando y pasé por un parque que se hallaba vacio por el agua de la lluvia de la noche pasada, continúe en mí andar hasta mi antigua escuela de serigrafía y los ya famosos tamales que desayunaba cuando tomaba el curso. Cerca de las 12:00 fui a la casa de mi querida Cel pero nadie abrió. Raro.

Después de la sorpresa descubrí que me había quedado sin plan para el partido y no supe que hacer…

… pero de un momento a otro recordé el escenario que había visto el día anterior y lo uní con el mundial… que tonto ¿Por qué no lo había pensado? Iban a pasar la final en el Zócalo y que mejor manera que yendo hacia allá para poder sentir la vibra de una final.


Llegué en punto de la 1:30 y entre empujones me coloqué en una posición agradable, solo para darme cuenta que la porra de España se encontraba justo detrás de mí, lástima, mi favorito era Holanda. En fin, decidí tomar fotos de lo que aconteciera y en ese momento deseé que España metiera un gol para poder capturar parte del festejo.

Mi espera se alargo 2 tiempos regulares y casi 2 tiempos extras completos en los cuales la emoción de la multitud española no decayó y se mantuvo fiel.

Hubo a quien no le interesaba el juego.
El momento del gol.
El gol cayó como una merecida botella de agua en el desierto y mi cámara capto los festejos donde pude descubrir en la multitud a Zakumi la mascota del mundial festejando y esperando el levantamiento de la copa.

Zakumi entre el publico.
Los celulares en el cielo grabaron la algarabía de España mientras Casillas levantaba la Copa. La porra anunciaba su impulso de ir hacia el Ángel a festejar, creo que al final entraron en razón y terminaron en la Cibeles, más Ad Doc al país ganador. Yo regrese a Querétaro pensando que ahora debería pagar una comida a mi amiga Pato Patricia. Maldito Paul, no le fallo, para la próxima no dudaré en un ser de 8 tentáculos.

Saludos