lunes, 23 de agosto de 2010

AFTER DARK

Ayer termine de leer el libro “AFTER DARK” escrito por Haruki Murakami, autor que había entrado dentro de mi grupo de escritores favoritos por libros como “CRONICA DEL PAJARO QUE DA CUERDA AL MUNDO” “KAFKA EN LA ORILLA” y la que a mi opinión es su mejor obra: “AL SUR DE LA FRONTERA AL OESTE DEL SOL”.

Mientras regresaba de un viaje del DF, sentado en el autobús termine el pequeño libro de un poco más de 240 páginas, (pequeño en comparación con “CRONICA...“que eran como más de 800 paginas) el cual relata la historia de diversos personajes durante una noche, del alrededor de las 12 de la noche hasta cerca de las 7:00 de la mañana del día siguiente. Es de resaltar la forma en la que los personajes se encuentran y conocen. Esto me trajo los pensamientos de las veces que uno se encuentra en la vida con diversas personas debido a diferentes razones, como romper la rutina o cambiar de trabajo, casa, estado, país, sin estas acciones probablemente nunca se hubiera conocido a “X” persona.


Hace poco tenía una plática con una amiga acerca del destino y su cierta o falsa existencia, yo no creo que exista un destino o algo similar como el que alguien maneje mis hilos, me parece imposible pensar que mi vida ya está escrita y solo la transito como un auto que recorre una carretera. Creo en las coincidencias y eso lo atesoro cuando recuerdo que mis cuates Zazil, Fer y Uriel, nos sentamos en la misma fila en la proyección de una película, tiempo después nos conocimos y todos recordábamos ese día y la persona que se sentó al lado de nosotros, en otras palabras ellos se acordaban de mi y yo de ellos, nos acordábamos de un comercial que en su tiempo nos dio miedo, que conocemos a las mismas personas de distintos lugares. Esas son coincidencias, las veo como tales. Cosas que parecen improbables pero que (como dicen en la película Magnolia) “cosas extrañas pasan todo el tiempo”.


Mi amiga me comentó que ella creía en algo parecido al destino cuando en lugar de ver las cosas hacia delante las veía hacia atrás, me explico, ella al ver su pasado todo lo veía como una increíble reunión de situaciones y acciones que al observarlas desde esa perspectiva, daba la sensación de que, en efecto, algo estuvo escrito y que ese algo tenia que pasar así. Interesante argumento con el cual siento cierta inclinación.


Todo esto me vino a la mente mientras terminaba las últimas páginas del libro de Murakami, las personas van y vienen en nuestra vida y al ver a las personas que conozco me imagino que seria de ellas si nunca nos hubiéramos conocido, que al mismo tiempo que escribo esto, en otra parte del mundo hay alguien que realiza sus acciones como siempre lo ha hecho y que probablemente algún día nos hablaremos; nunca nos hubiera pasado por la mente que en algún momento de nuestra vida nos cruzaremos o se cruzarán en nuestro camino.


En fin, como dijera Julio Cortazar casi al inicio de “RAYUELA


"Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos."


Saludos.

No hay comentarios: