lunes, 30 de noviembre de 2009

Ejercicio 5

Mi cabeza me duele, los ojos me arden. Al parecer estoy cansado pero no se porque. Estoy tendido en el suelo de un parque… no lo conozco. Creo que nunca he estado aquí… me levanto y comienzo a tratar de identificar el lugar donde estoy. Comienzo a caminar y no hay gente, solo coches que pasan, aunque no los veo, solo los escucho… escuchar… escucho algo mas, no se que es… es un golpe… un golpe repetitivo… viene detrás de mi… volteo y veo unas escaleras… ahora estoy en un oficina… aquí trabajaba, no hace mucho… el parque ha desaparecido y comprendo que subir las escaleras es la única opción … las subo, ahora han cambiado a unas escaleras de caracol… llego al segundo piso… no hay nadie… no… si hay alguien… es ella… esta sentada viendo la pantalla de la computadora…


- ¡Hey como estas!- dice, mientras voltea a verme.

No contesto. No se como reaccionar a esto. Ella murió hace 11 años. Éramos niños, a punto de entrar en la pubertad. Yo aun seguía siendo un niño, ella igual, aunque sus pechos comenzaban a crecer… pero eso no me importaba, yo aun no sabia bien todo estos cambios. Ahora tengo 22 y ella esta frente a mí con sus 11, casi 12 años.


- ¿Estoy muerto?- digo


-No lo se, es tu cerebro el que me trae aquí, de hecho yo no soy real, solo un producto de tu imaginación- dice mientras saca de su cajón una taza de café caliente. 12 años y ya tomando café.


- Si eres un producto de mi imaginación, ¿Por qué contestas como si no lo fueras?- pregunto extrañado, a la vez que me doy cuenta de estar de nuevo en el mismo parque donde desperté. Ella ahora camina conmigo. ¿Caminamos? ¿En que momento comencé a hacerlo?


- Al parecer ninguno de los dos sabe que esta pasando- dice mientras bebe un poco de su café.


- ¿Como podría saberlo? De pronto desperté aquí. De hecho no creo que sea una alucinación, esto es un sueño-


- A de ser una pulsión- dijo en un tono muy seguro.


-¿Pulsión? ¿Cómo puedes saber algo de las pulsiones a tus casi 12 años?- digo muy extrañado, todo esto me estaba pareciendo muy confuso.


-Eso demuestra que si es un sueño y que es hora de que despiertes- dicho esto se voltea aventándome el café caliente en la cara.


El café no me quema pero siento un liquido caer en mi cara. Abro los ojos… estoy en una enorme alberca olímpica… no hay nadie sin embargo parece ser que el agua que me salpico la cara hubiera sido provocada por alguien. Pero no hay nadie… de hecho no hay ruido… es mas creo que logro escuchar al silencio. Extraña pero agradable sensación la de no escuchar algo. Creo que el silencio es muy tranquilo y reconfortante… pero esa sensación es rápidamente arrebatada de mi ya que comienzo a escuchar el mismo ruido de golpes repetitivos… son cada vez mas cercanos… no logro ubicarlos… retumban en todo el espacio. Rebotan como las ondas en un horno de microondas, no se de donde provengan pero rebotan en las paredes y terminan siendo recibidas por mi.


Atrás de mi brota algo del agua… es una persona… una mujer… Paz… la conocí hace 5 años… estábamos en la escuela y fue mi primer novia.


- Me gusta este lugar, me recuerda la placenta de mi madre- dice mientras pasa las manos por su cara quitándose el exceso de agua.


Los golpes se escuchan más y más cercanos, comienzo a descubrir su ubicación, vienen del fondo del pasillo de mi casa. Me levanto de la cama y me dirijo al pasillo oscuro, no siento miedo solo se que tengo que llegar al final del pasillo, saber de donde vienen esos golpes. Me acerco más, la oscuridad esta delante de mí, me llama. Me adentro en ella. El pasillo me engulle. Los golpes cesan. Al igual que la luz. De nuevo escucho al silencio.




1 comentario:

Euroactiva dijo...

Hola, queria invitarte a que agregues tu blog a PlanetaMexico.com.mx
es un directorio de webs y nos gustaría que estuvieras.
saludos

Diego